Obrim els ulls

Coses meves… o no.

El temido Estrés

Aumenta el número de trabajadores a los que les “enferma” su trabajo

El tan temido estrés ha sido declarado ya como el segundo problema de salud más importante en la Unión Europea, y es que los últimos datos señalan que afecta a uno de cada tres trabajadores. Las autoridades estudian ahora una normativa que sirva de método de prevención de esta patología en los lugares de trabajo.

Tal y como ha señalado la ministra de Sanidad, Ana Pastor, el estrés ha sido identificado en la Unión Europea como el segundo problema de salud más importante, por lo que se ha anunciado “la puesta en marcha de un Plan Estratégico de Investigación en Salud Laboral”.

Pastor, que inauguró el I Congreso Europeo sobre Prevención de Riesgos, nuevas formas de gestión y perspectivas en Psicosociología laboral del siglo XXI, ha explicado que en el seno de la Comisión de Salud Pública se trabaja también en un Registro de Enfermedades en el Trabajo, y es que, según la ministra, existe una relación directa entre los problemas de salud y las condiciones de trabajo.

Por ello ha instado a todas las autoridades a favorecer la prevención de las conocidas como enfermedades laborales y a promocionar la salud en el trabajo. “La salud laboral es una de las prioridades del Ministerio”, ha señalado.

Lo cierto es que existen muchos factores que predisponen el desarrollo de esta patología. Los entornos laborales tensos y los desequilibrios entre el esfuerzo y la recompensa recibida, así como la seguridad en el empleo son importantes desencadenantes del estrés.

¿Qué factores provocan estrés?

Los problemas más frecuentes de salud en el trabajo, tal y como señala una encuesta europea, son los dolores de espalda, el estrés, los dolores musculares en el cuello y hombros y la fatiga en general.

Según datos de la Unión Europea, uno de cada tres trabajadores afirma padecer estrés (lo que supone un 28 por ciento de la población activa) y, por término medio, la proporción de mujeres que dice experimentarlo es más elevada que la de los hombres, algo que se debe al fuerte impulso que ha vivido en los últimos años la incorporación de la mujer en el mundo laboral.

En España, el 29,7 por ciento de los españoles que viven en grandes ciudades, donde el ritmo de vida es de mayor tensión, confiesa sufrir estrés de forma habitual y el 80 por ciento asegura haberlo sentido alguna vez, según se pone de manifiesto en un estudio elaborado por Demoscopia para Palmolive. El mismo informe revela que en total, ocho de cada diez encuestados aseguraron haber sentido estrés alguna vez y sólo el 21,4 por ciento manifestaron no haberse estresado nunca.

Lo cierto es que ha quedado claramente constatado que existe una relación directa entre los problemas de salud y las condiciones de trabajo adversas, sobre todo de un trabajo muy intenso y repetitivo. Y es que los datos señalan que más del 50 por ciento de los trabajadores realiza su labor durante al menos el 25 por ciento de su tiempo, a un ritmo muy elevado y con plazos ajustados.

Esta tensión es una de las fuentes que predisponen al sujeto a padecer esta patología, al igual que el exceso de trabajo, el realizar una tarea por encima de sus posibilidades o conocimientos, y la competitividad y el dinamismo que hoy en día se vive en el modelo empresarial establecido en las sociedades desarrolladas.

A todos estas factores pueden sumarse, además, otros ajenos a la organización como son los problemas con la pareja, problemas de salud o fallecimiento de algún familiar, problemas económicos, crisis personales, las dificultades para compaginar la familia y el trabajo, etc.

Importantes consecuencias para la salud

Según trabajos realizados al respecto, una de las principales consecuencias del estrés parece ser que afectan a nuestro corazón. Así ha quedado demostrado en un estudio realizado recientemente por un grupo de científicos estadounidenses que los trabajadores que sufren más tensión en el medio laboral tienen el doble de posibilidades de padecer una afección coronaria.

En este sentido, los autores también han descubierto que el estrés no sólo incrementa la mortalidad cardiovascular, sino que además puede llegar a aumentar los niveles de colesterol y nuestro índice de masa corporal. Esto podría reflejar los cambios patopsicológicos que están padeciendo los trabajadores más estresados, relacionados con el desarrollo de enfermedades cardiovasculares.

Pero además del desarrollo de enfermedades coronarias por parte del trabajador, el estrés puede convertirse en una importante consecuencia en el caso de las mujeres embarazadas, y es que según las conclusiones de un estudio realizado en la Universidad de Columbia de Nueva Cork, los cambios relacionados con el estrés en el ritmo cardiaco y la presión sanguínea de una mujer embarazada, junto con la ansiedad crónica, pueden afectar al ritmo cardiaco de su hijo en desarrollo.

Pese a que el estudio no informa sobre ningún efecto negativo en la salud fetal, los hallazgos confirman que los cambios con base emocional en la actividad cardiovascular de la futura madre pueden tener efectos en tiempo real en el feto. Además, estudios realizados con anterioridad ya habían mostrado que el estrés durante el período de gestación puede aumentar el riesgo de que el niño nazca con poco peso o que nazca prematuramente.

Aprender a prevenir

Frente a este tipo de situaciones, el mejor modo de rebajar el nivel de estrés es saber en qué consiste y cuándo y cómo nos afecta, de tal modo que podamos identificar la fuente del problema para así eliminarla o, al menos, paliar sus efectos.

Por lo general, los sujetos que afirman padecer estrés utilizan como remedios más habituales para relajarse el baño y la ducha, aunque según las encuestas realizadas al respecto también se decantan por el sexo, los viajes y las compras. El uso de tranquilizantes y psicofármacos se ha visto también incrementado como respuesta a estas situaciones de fuerte tensión.

Las autoridades, por su parte, han comenzado a trabajar en la elaboración de normativas que sirvan para prevenir el estrés en centros de trabajo. En España, los ministerios de Sanidad y Trabajo estudian actualmente desarrollar normas para aplicar “propuestas de ámbito nacional” encaminadas a prevenir los riesgos psicosociales, entre los que destaca el estrés, en los centros de trabajo, según anunció Pastor.

En este sentido, la ministra, afirmó que es necesario que existan “los mismos indicadores” para todos y aseguró que Sanidad pondrá también el énfasis en la recopilación y el análisis de datos, en la investigación para la formulación de estrategias y recomendaciones para la prevención de los riesgos y en la capacitación de los recursos humanos. “Queremos conseguir que el impacto de los problemas del trabajo en la salud sea el menor posible, y para ello apostamos por la prevención de los riesgos laborales”, señaló.

18 Octubre 2004 - Posted by | Empresa, General, Salut

Encara no hi ha cap comentari.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: