Obrim els ulls

Coses meves… o no.

Recupérate pronto de los excesos navideños

Es lo mismo de todos los años. Cuando acaban las navidades llega el difícil momento de hacer balance de estos días festivos, y la respuesta suele ser siempre igual: unos kilos de más debido a los abusos cometidos durante estos días.
Y es que, según los expertos en nutrición, los españoles terminamos estas fiestas con una media de entre dos y cuatro kilos de más.
No obstante, se recomienda a quienes pretenden perder el peso ganado que se den al menos un mes de plazo para recuperar el peso anterior.
Se trata, por lo tanto, de establecer un plan de alimentación sensato, y sin recurrir a dietas extravagantes, ya que de otra forma se puede caer en el temido proceso de ganancias y pérdidas (el efecto yo-yo), y provocar que no se obtenga una pérdida de peso adecuada.
Y es que, según los expertos, durante estas fiestas el estómago se acostumbra a ingerir grandes cantidades de alimento, lo que no permite realizar una dieta muy drástica justo después, por lo que es recomendable tomar alimentos de pocas calorías y mucho volumen como pueden ser cereales integrales y muchas ensaladas que proporcionan sensación de plenitud y de no pasar hambre.
En este sentido, la mejor forma de comenzar la dieta correctamente es recuperar aquellos alimentos que se han dejado de lado durante la Navidad, es decir, los que aportan muchas vitaminas, minerales y antioxidantes que se encuentran en frutas, verduras y zumos, además de la práctica de ejercicio diario.

Alimentos bajos en calorías
Por otro lado, para combatir el aburrimiento y hastío que a menudo provoca la dieta, los expertos recomiendan combinar platos diferentes con las verduras y ensaladas e introducir también otra clase de alimentos como espárragos y champiñones, también bajos en calorías. De esta forma se consigue que nuestra alimentación no sea tan monótona y cumpla los requisitos de una dieta equilibrada en cuanto a nutrientes, vitaminas y minerales.
Estas dietas deben suponer la pérdida de entre el 5 y 10 por ciento del peso corporal, ya que para adelgazar más lo recomendable es ponerse en manos de un médico especialista.
En este sentido, expertos en nutrición señalan que todas las dietas que hacen perder más de un kilo de grasa a la semana eliminan agua y proteínas que son vitales para el organismo, y cualquier dato que estuviera por encima de estas previsiones requeriría una supervisión médica, en aras de evitar deficiencias nutricionales y desequilibrios en la alimentación.
Por ello, lo esencial es mantener una dieta hipocalórica, rica en nutrientes, vitaminas y minerales, evitando perder agua y proteínas en lugar de grasa, ya que se puede tener la sensación de estar perdiendo peso, y en cuanto se deje la dieta volver a ganarlo rápidamente.

Año nuevo, vida nueva
En cuanto a nuestra salud mental, a la que también afecta el cambio de año, psiquiatras aseguran que los deseos de cambio que las personas suelen tener cada vez que comienza un nuevo año se deben a que la vida es dinámica y el que no tiene la sensación de que cambia se siente, de alguna manera, sin valor, por lo que el deseo de cambiar es algo que va bien para el estado de ánimo y es un buen antidepresivo.
En este sentido, señalan que la perspectiva de cambio libera de la angustia que produce comprobar que hay cosas que van mal, que es algo que le sucede a todo el mundo. El propósito de enmienda, el querer hacerlo todo mejor y querer cambiar una serie de cosas libera de la ansiedad de cada día.
Así, el hecho de querer hacer estos buenos propósitos a primeros de año no es más que algo simbólico, una manera de marcar en el tiempo esos nuevos propósitos y deseos de enmienda.

La vuelta al trabajo
Y con respecto a la tristeza que produce volver a la rutina diaria después de haber disfrutado de unos días de vacaciones, los expertos afirman que no se trata de una depresión en el sentido estricto de la palabra, sino que es más bien un síndrome de ansiedad relacionado con la obligación de volver al lugar en el que tienes una serie de demandas, un estrés y un cúmulo de situaciones que no siempre son agradables.
Y es que, después de haber disfrutado de unos días de vacaciones en los que uno se olvida del trabajo y la vida rutinaria, cuesta aceptar la vuelta a las obligaciones aunque, tal y como señalan, uno se acostumbra a todo.
Para evitar esta tristeza recomiendan tomarse las cosas con mayor tranquilidad y aceptar que es una situación normal que dura unos pocos días y que se debe a que los individuos no son robots sino personas vivas que necesitan estar adaptándose continuamente a las nuevas situaciones.
Por el contrario, en el caso de aquellas personas que sufren durante las fiestas navideñas se da el proceso opuesto, ya que para ellos el fin de estos días supone un alivio, porque se acaban los símbolos que les recuerdan aquellas cosas que no les gustan.

18 gener 2005 - Posted by | Salut

Encara no hi ha cap comentari.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: