Obrim els ulls

Coses meves… o no.

Trabajo en Equipo

La actitud correcta para lograr trabajar en equipo.
Aquí te decimos qué elementos necesitan estar presentes.
Tus emociones son la herramienta de trabajo que permitirá tu integración a un equipo, ya sea como líder o como colaborador.
De acuerdo con Hara Estroff –escritora y editora desde hace 20 años en el medio especializado Psychology Today– en este mundo es indispensable ser un buen jugador en equipo. Quien desarrolla esta característica señala que posee habilidades sociales para establecer relaciones abiertas y productivas con otros, de tal manera que puede concretar sus metas y objetivos en resultados.
También comenta que para ser un buen jugador del equipo, será necesario no sólo saber manejar nuestras emociones, sino también percibir las emociones de los demás miembros del equipo.
Estroff sugiere desarrollar las siguientes actitudes para poder mejorar el trabajo en equipo: flexibilidad, compromiso, crítica complementaria, lenguaje corporal, responsabilidad sobre nuestros actos y autoconocimiento.

1. La flexibilidad es importante en sus diferentes expresiones, como la tolerancia y el manejo del cambio. Será necesaria tanto para aceptar la opinión de un miembro del equipo, como para hacer frente a situaciones desconocidas o de incertidumbre.
2. El compromiso se deberá mostrar mediante la aceptación de las opiniones y sugerencias de los demás, amén de la sujeción de los gustos y opiniones individuales en aras del bienestar de todo el equipo –en esto las reglas forman un papel muy importante, pues dan estructura a la colectividad.
3. La crítica complementaria significa reconocer las aportaciones de cada miembro y también señala las que no son útiles para los demás. La crítica deberá de ser positiva, siempre acompañada de una sugerencia y dirigida al acto, no a la persona. Es decir, no es lo mismo señalar a alguien que ha caído su rendimiento en determinada área y proponerle metas para reactivarse, a recriminarle “eres un flojo”.
De la misma forma, el reconocimiento deberá hacerse patente cada vez que notemos una actuación destacada de algún miembro del equipo.
4. El lenguaje corporal, la escucha activa, el reconocimiento de la cultura y respeto por la misma, son habilidades que habrá que tener para que la otra personas sienta la confianza de mantener el compromiso de equipo y no se sienta atacada o expulsada.
5. La responsabilidad sobre nuestros actos se deberá demostrar mediante la aceptación de nuestros errores, sin culpar a otros por ellos.
6. El autoconocimiento es condición indispensable para integrar un equipo sólido. Identificar nuestras fortalezas y debilidades es un ejercicio obligado para todos, si nos interesa ser un jugador exitoso del equipo.

Desenvolverse en un equipo de trabajo es un elemento crucial para el crecimiento del ser humano, más allá del planteamiento empresarial acerca de la productividad. De acuerdo con Abraham Maslow, la pirámide que conforma al hombre está compuesta por las necesidades fisiológicas, de seguridad, de aceptación social, de autoestima y autorrealización.

Como podemos ver, la tercer necesidad en importancia es la de aceptación social, la cual tiene que ver directamente con la interacción que una persona tiene con diferentes grupos. Estos pueden ser equipos en los que la persona participe.

Una vez que has formado a un grupo de personas que se convertirá en equipo, observarás las siguientes etapas.

Ahora bien, no todos los grupos que se reúnen con la finalidad de constituir un equipo siguen esta ruta de forma natural. Muchos podrán quedarse estancados en alguna. Ahí es cuando se necesita un líder que sepa encauzar este desarrollo.

Para ser un buen jugador en cualquier equipo, es necesario no sólo saber manejar las emociones, también se requiere poder percibir y responder a las emociones de los demás. Sé flexible, esto es, capaz de ajustar tus propias demandas y gustos en aras del bien común. Sé tolerante ante las opiniones de los otros que no coinciden con las tuyas. Desarrolla tu capacidad de asimilación al cambio, para hacer frente a situaciones desconocidas o de incertidumbre. Implementa y respeta diversas reglas de convivencia.

Junto con tu nuevo equipo, practiquen la crítica complementaria, esto es, reconozcan las aportaciones valiosas y señalen los errores, pero sin caer en agresiones o en la crítica que no propone soluciones.

Ricardo Bolaños
Catedrático del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey
Campus Estado de México

18 Abril 2005 - Posted by | Empresa

Encara no hi ha cap comentari.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: