Obrim els ulls

Coses meves… o no.

¿Cómo lo haría la naturaleza?

El hombre, al igual que el resto los organismos vivos, debe modificar su
entorno natural para satisfacer sus necesidades: alimentarse, abrigarse,
encontrar refugio, etc… En los últimos años, hemos descubierto que la
forma en que alteramos el medio ambiente, está comprometiendo nuestra
calidad de vida y la de futuras generaciones. Así, enfrentados a un
problema de sustentabilidad, nos vemos obligados a buscar alternativas
para satisfacer nuestras necesidades, sin deteriorar el medio en el que
vivimos.

Una posible solución a los problemas ambientales, podría pasar por hacer
y consumir menos productos. En definitiva, por limitar las necesidades
humanas. Pero en la actual economía, no es una solución muy viable….
ni tampoco necesaria. En lugar de hacer menos, podríamos hacer de un
modo diferente. ¿Cómo? Tal como lo hace la naturaleza!

Durante miles de millones de años, la naturaleza ha tenido la suficiente
creatividad para satisfacer todas sus necesidades, sin amenazar su
sustentabilidad. Plantas, animales y microorganismos han sido capaces de
sobrevivir, evolucionar y expandirse, sin agotar combustibles fósiles,
contaminar el planeta, ni comprometer el futuro de sus próximas
generaciones. El hombre -siendo el más creativo de las especies- está en
condiciones de lograr esto… y mucho más!

La cuestión radica en dejar de explotar o "utilizar" la naturaleza y
comenzar a imitarla. Ante cada necesidad, podríamos preguntarnos: si la
naturaleza tuviese que satisfacer estas necesidades, ¿cómo lo haría?
Este planteo se conoce como biomímica, que significa "imitación de la
vida".

La biomímica es un principio de diseño que busca soluciones a los
problemas y necesidades humanos, imitando los patrones y estrategias de
la naturaleza. La biomímica busca en la naturaleza respuestas a
preguntas específicas, como por ejemplo: ¿Cómo podemos obtener más
alimentos? ¿Aprovechar mejor la energía? ¿Construir nuevos materiales?
¿Mantenernos saludables?, etc…

Ingenieros y diseñadores de todo el mundo, se están preguntando "¿Cómo
lo haría la naturaleza?", para aplicar ese conocimiento a la creación de
productos, sistemas de transporte y estructuras organizacionales, entre
otras cosas. A continuación, presentamos algunos ejemplos de
innovaciones logradas a partir de la biomímica:

– Ante la pregunta ¿cómo limpia el agua la naturaleza? una compañía
encontró la respuesta en las filtraciones en tierras pantanosas. Este
mecanismo natural sirvió de inspiración para un sistema de tratamiento
de aguas residuales que emplea bioreactores. Estos trabajan con
comunidades de organismos, que utilizan los residuos como nutrientes: en
el proceso de digestión de los residuos, purifican el agua.

– Al preguntarse ¿cómo la naturaleza mantiene limpias las superficies?,
investigadores de una universidad descubrieron que algunos vegetales
tienen propiedades de autolimpieza. Particularmente el loto, logra que
sus hojas siempre estén limpias, incluso en suelos fangosos. Existen
diminutos granos de cera sobre la superficie del loto, que hacen que las
partículas de suciedad no puedan adherirse. Este descubrimiento dio
origen a una pintura para paredes, que -al secarse- logra una textura
similar a la de una hoja de loto: las gotas de lluvia ruedan por la
superficie, removiendo automáticamente la suciedad.

– Ante la pregunta ¿cómo evita el desgaste la naturaleza? se descubrió
que la piel del lagarto del Sahara conocido como "pez de arena" no se
desgasta, a pesar de que el animal se sumerge permanentemente en la
arena que, como se sabe, es sumamente abrasiva. El secreto está en que
su piel no es lisa, sino ondulada y no es dura, sino blanda. Esta última
propiedad hace que las ondas cedan, ofreciendo menos resistencia y
evitando la abrasión. Además, las ondas no corren paralelamente a la
dirección de avance del animal, sino en forma transversal. Así, un grano
de arena se desliza simultáneamente sobre muchas ondas, lo cual retarda
el desgaste de una zona en particular. Este principio se aplicó en la
creación de un material que evita el desgaste.

– Frente a la pregunta, ¿cómo corta la naturaleza superficies muy duras?
se comprobó que las ratas pueden hincar sus dientes en la madera, el
metal y el hormigón. Casi no hay material que resista el ataque de estos
roedores. Los dientes de las ratas son tan cortantes gracias a la
combinación de materiales de diferentes grados de dureza. A diferencia
de los dientes humanos, el duro esmalte de los dientes de las ratas
disminuyó tanto evolutivamente, que hoy sólo queda una fina capa
adelante. La sustancia dental -más blanda- que se halla detrás, es la
que se desgasta al roer. Pero como el duro canto del esmalte permanece,
adelante siempre se forma un agudo filo. Este principio fue aplicado al
desarrollo de herramientas de corte.

La biomímica nos demuestra que la solución no es hacer menos, sino hacer
de modo diferente. Concretamente, utilizar la naturaleza de modo
diferente: como una fuente de información, inspiración e innovación, más
que como un depósito de recursos. Imaginemos cuántos problemas
resolveríamos si, en lugar de preguntarnos qué podemos extraer del mundo
natural… nos preguntásemos qué podemos aprender de él.

Fuente: http://www.efectividad.net

17 Juny 2005 - Posted by | Empresa, General

1 Comentari »

  1. Sueprbly illuminating data here, thanks!

    Comentari per Xannon | 18 Juliol 2011 | Respon


Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: