Obrim els ulls

Coses meves… o no.

No sé quien soy…

Dicen que junto al cadáver de un suicida se encontró una carta que decía:

Señor juez, no culpe a nadie de mi muerte. Me quito la vida. En dos días más que viviría no sabría quién soy en este mar de lágrimas. Vea usted, señor juez:
Tuve la desgracia de casarme con una viuda. Ésta tenía una hija. De haberlo sabido, nunca me hubiera casado con ella.
Mi padre, para mayor castigo, era viudo. Se enamoró y se casó con la hija de mi mujer, de manera que mi esposa era la suegra de su suegro. Mi hijastra se convirtió en mi madre y mi padre, al mismo tiempo, era mi yerno.
Al poco tiempo, mi madrastra trajo al mundo un varón que era mi hermano, pero nieto de mi mujer, de manera que yo era abuelo de mi hermano. Con el correr de los días, mi mujer trajo al mundo un varón, que como hermano de mi madre era cuñado de mi padre y tío de su hijo.
Mi mujer era nuera de su propia hija y yo soy en cambio padre de mi madre y mi padre y su mujer son mis hijos.
Mi madre y mi hijo son hermanos, mi mujer es mi abuela, ya que es madre de mi madre y yo soy el abuelo de mí mismo.

Ya ve usted, señor juez. Me quito la vida por no saber quién soy.

28 Juliol 2005 - Posted by | Per Riure

Encara no hi ha cap comentari.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: