Obrim els ulls

Coses meves… o no.

Agua, nieve… y libertad

El desarrollo personal requiere libertad psíquica: nadie puede cambiar, crecer, ni mejorar si no se siente libre. La idea de libertad psíquica, se opone al concepto de determinismo psíquico. Freud mostró que hacíamos cosas por razones que no entendíamos, pero que condicionaban fuertemente nuestro comportamiento. Esas razones se reprimían en el inconsciente y sólo podían entenderse a través de los métodos del psicoanálisis.

Pero, así como la idea de determinismo psíquico es tan útil para explicar ciertas conductas, lo es menos en otros casos. Por ejemplo, quienes estudian las ratas en los laberintos, aunque estadísticamente puedan predecir que los roedores se comportarán de una determinada manera, tal predicción no les dice nada sobre la “rata individual”. En cambio, sí les dice algo acerca de las condiciones del experimento: no hay libertad en un sistema cerrado.

Algunas personas viven sus vidas limitadas por su pasado. Ven el presente de manera restringida, como una repetición del pasado. Estas personas hicieron ciertas presunciones sobre la vida, antes de que pudiesen hacer elecciones racionales ante cada situación. Operan dentro de un sistema cerrado y sin libertad. Como consecuencia, el presente las frustra continuamente.

Para desarrollarnos como personas, debemos ir más allá de las limitaciones y vivir en un sistema abierto. Cuando reconocemos el presente por su singularidad, tanto como por ciertas similitudes con el pasado, experimentamos la libertad psíquica.

Paradójicamente, la libertad psíquica aumenta con el conocimiento de los determinantes psíquicos de la conducta individual. Nos volvemos más libres cuando comprendemos cuán esclavos somos. Cuanto más sabemos acerca de lo que exactamente está influyendo en nuestras conductas, más podemos usar esa información para tomar decisiones.

Cuando esquío, me siento libre. Es una experiencia estimulante. Cuando bajo por la pista, tengo una opción después de otra. A veces, las opciones son forzadas. Por ejemplo, cuando esquío en una pendiente muy pronunciada, la necesidad de decisiones apropiadas se incrementa en forma drástica. Sin embargo, aún puedo escoger no pasar por tal pista.

A pesar de tener ciertas opciones, el rango es limitado. Polvo o hielo restringen mi opción, porque no sé usarlos a mi favor. Ciertos esquiadores, sin embargo, describen con deleite el sentido de ingravidez, o velocidad, que logran al esquiar sobre tales tipos de nieve. Estos esquiadores disfrutan la tensión que se produce al tener límites e intentar ir más allá de ellos. Enceran sus esquíes para ir más rápido y afilan sus bordes para ganar control.

Los buenos esquiadores, como las personas, experimentan la libertad psíquica junto con el reconocimiento de los límites a sus opciones. Cuanto más saben, más opciones tienen para bajar una montaña. Si quieren velocidad, pueden bajar casi en línea recta. Si quieren control, pueden encontrar la manera más segura. Si quieren conocer, pueden probar nuevas áreas o condiciones. La libertad psíquica es experimentar la opción y ser conscientes de los límites de esa opción.

Cuanto más consciente es uno, más libre es.

Aquellos esquiadores que no son conscientes, tienen poco sentido de libertad. Pueden desear escoger una dirección, pero la opción no funciona. Sienten frustración, en lugar de libertad. Para quienes apenas empiezan, los esquíes van en una dirección y ellos en otra, o cada esquí en una dirección opuesta. Se ven continuamente frustrados por la limitación de su conocimiento y los requisitos reales de la pendiente. Pueden intentar esquiar como caminan, transfiriendo viejos modelos para lidiar con la nueva situación, pero se caen porque esa no es la manera de esquiar.

Este artículo no pretende resolver para siempre los problemas de libertad contra determinismo, pero sí se atreve a sugerir que el problema de la libertad -o de la restricción- es a menudo determinado por el punto de vista de cada uno. Cuando se observa desde el punto de vista de un sistema cerrado, los elementos dentro del sistema son restringidos entre sí. Mientras que, cuando se observa desde el punto de vista de uno abierto, los elementos no se condicionan totalmente entre sí.

Tomemos el ejemplo de un esquiador bajando una cuesta. La cuestión puede plantearse como: ¿Cuál es la ruta más rápida para bajar? Evidentemente, la ruta de menor fricción, más pronunciada y más corta, será la ruta más rápida. Esto podría ser considerado un sistema cerrado para el análisis, con variables ya determinadas. Pero hay factores en el esquiador que podrían indicarnos que la ruta escogida podría no ser la más rápida para él (puede necesitar control y la ruta más veloz no ser conveniente a su estabilidad, o la pendiente más pronunciada podría representar un retraso por riesgo de caídas, etc…). El análisis debe entonces abrirse, para incluir las variables del esquiador.

Cuando limitamos el análisis de una situación a las condiciones externas, podemos perder de vista factores importantes que pueden cambiar los resultados. Por lo tanto, debemos encontrar la información de nuestras opciones no solamente en el conocimiento de las condiciones, sino también en el propio conocimiento de nosotros mismos. Sólo cuando estos conocimientos están en armonía, los esquiadores recorren la pista más rápido.

También experimento libertad cuando navego. Moverme a través del agua gracias al poder del viento me llena de satisfacción. No tengo que ir donde el viento me lleva. Puedo navegar “en” el viento, es decir, incluso puedo mover mi barco hacia donde proviene el viento. Al contrario del esquiador, que no puede ir contra la fuerza de gravedad.

Podría comparar el crecimiento psíquico con navegar. Al avanzar en mi desarrollo personal, me doy cuenta del ejercicio de fuerzas del pasado. Puedo continuar avanzando en la dirección que estas fuerzas me empujan, como si sólo pudiese navegar “de popa”. O puedo moverme conscientemente contra las fuerzas de mi pasado hacia nuevas áreas.

Así como el navegante no puede entrar directamente contra el viento, porque la vela pierde su forma, nosotros no podemos ir directamente contra nuestro pasado, pero podemos usarlo para empujarnos hacia una nueva dirección… sólo si somos conscientes de dónde provienen esas influencias. El navegante que no conoce la dirección del viento no va a ninguna parte. De la misma manera, aquellas personas que no son conscientes, no conocen las fuerzas que actúan en su vida; flotan, son empujadas y algunas veces se hunden… Y cuanto más se quedan en el pasado, menos capaces son de vivir en el presente.

Necesitamos ser conscientes de que el presente no es una re-edición del pasado y ver los nuevos aspectos de la situación. Aceptar el presente por lo que es, en lugar de forzarlo hacia estructuras aprendidas en el pasado exige muy buena predisposición.

Finalmente, un navegante necesita un timón para dirigir el barco. El timonel que hace movimientos demasiado violentos, retrasa el barco por la fricción aumentada del agua. Al igual que el timonel, cuando nos movemos suavemente a través de la vida, sin alteraciones violentas en nuestro rumbo, avanzamos con menos conflictos. En parte, la libertad significa llegar dónde queremos y cuándo queremos llegar allí. Muchas personas interpretan de manera diferente la libertad y se encuentran luego en un permanente movimiento caótico, que las inmoviliza.

La libertad es avanzar, usando las fuerzas en nuestras vidas a nuestro favor.
Cuando integramos las fuerzas de nuestro pasado en el presente, el pasado puede trabajar para nosotros en lugar de contra nosotros. Cuando somos conscientes, incluso podemos usar a nuestro favor esas fuerzas que parecen ir contra nosotros!

Fuente: Club de la Efectividad
Anuncis

21 Març 2006 Posted by | General, Training Mental | Deixa un comentari

Desconocida Leche de Avena

¿Qué es la leche de avena?
Es una “leche” vegetal obtenida a partir de avena integral, agua, aceite de girasol sin refinar y sal marina. Algunas empresas la comercializan en polvo y otras dentro de tetrabrik (envase de cartón). Gracias a la acción de unas enzimas el almidón de la avena se transforma en maltodextrina, maltosa y glucosa resultando así un alimento muy digestivo. Así se consigue además un producto rico en glúcidos lentos.

Se puede tomar caliente o fría y es ideal con los cereales del desayuno. Es una alternativa a aquellas personas que no pueden o no quieren tomar leche de vaca y que la leche vegetal de soja tampoco la terminan de digerir bien. Recordemos que la soja no deja de ser una legumbre y por ello a algunas personas les produce hinchazón y pesadez.

Se puede usar, al igual que la leche de vaca, para confeccionar cremas, salsas, batidos, helados, bechamel, natillas y en cualquier receta que podamos hacer con leche de vaca.

¿Cuáles son las propiedades de la leche de avena?
La avena es muy rica en fibra resultando así ideal para aquellas personas preocupadas por el colesterol y las enfermedades cardiovasculares. Su riqueza en Beta-glucano (un tipo de fibra soluble) es la responsable también de favorecer la flora “positiva” intestinal como los Lactobacilos. Por supuesto las personas con estreñimiento tienen en esta fibra un gran aliado ya que es un buen regulador intestinal.

Su riqueza en vitamina B la hacen una bebida ideal para calmar y fortalecer los nervios. Los estudiantes y aquellas personas con los nervios a flor de piel se benefician en gran medida.

Sus proteínas tienen una buena composición de aminoácidos esenciales.

En dietas para adelgazar ya que sus azúcares lentos favorecen la actividad del páncreas y de la glándula tiroides. Además calma la ansiedad, tan habitual en las dietas hipocalóricas.

Fuente: http://www.enbuenasmanos.com

21 Març 2006 Posted by | Salut | Deixa un comentari

Enfoque y desaceleración

Intenta estas simples sugerencias para enfocarte y hacer más lentas las cosas. Tu concentración y memoria mejorarán, ganarás amplitud de perspectiva, y serás capaz de pensar más claramente y con menos esfuerzo.

Cuando enfocas tu mente y enlenteces tus acciones de manera controlada cosechas las ventajas de tener menos tensión, y ganas una conciencia más tranquila y conectada con el momento presente. Aquí tienes una serie de recomendaciones que te ayudarán con estos objetivos.

Observar. Nadie puede dejar de pensar completamente; es imposible. ¡Si comienzas a tratar de no pensar, sólo terminarás por pensar en cómo dejar de pensar! Lo que puedes hacer, sin embargo, es retirarte de tus pensamientos y hacerte un mero espectador objetivo.

No seguir. Imaginar tu mente como una pantalla en blanco o un cielo oscuro. Permite que tus pensamientos vengan y vayan, pero resiste el impulso de seguir a cada uno. Tu cerebro reducirá la velocidad finalmente y te sentirás menos presionado.

Contar. Si encuentras que es difícil alejarte de tus pensamientos, trata de contar despacio cuando respiras. Mira a tus pensamientos y trata de resistir y no seguirlos. Enfoca tu atención a la cuenta cada vez que respiras.

Reenfocar. Cuando trabajas y piensas trata de poner toda tu atención en la tarea. Y cada vez que tu mente vaga, vuélvela a la tarea. Mientras sigues reenfocando tu atención, comenzarás a calmar la mente.

Señales. Un indicio de atención fragmentada es el movimiento fragmentado. Por ejemplo, cuando estás en el cine, es fácil notar si los otros alrededor tuyo están totalmente atentos a la película. La gente que resopla y suspira, que mueve sus cabezas para un lado y otro y que se remueven en sus asientos tiene dificultades para concentrarse. La atención absorta va por lo general acompañada de una postura del cuerpo quieta y relajada. Recuerda esto.

Interés. Trata de encontrar el interés a proyectos y eso te ayudará a concentrarte. Incorporar una nueva afición puede ser una ayuda tremenda. También deberías tratar de encontrar algo interesante hasta en las tareas más aburridas. Si estás en una reunión, acércate a alguien y comienza una conversación. Ponte inquisitivo y podrías descubrir que tienes intereses similares a la otra persona.

Apertura mental. La mente necesita desafíos nuevos y absorbentes para renovarse. Nota algo nuevo en el camino a casa que no habías notado antes. Compra una revista acerca de un tema que normalmente no mirarías, léela. Se trata de abrirse a nuevas posibilidades.

Fuente: http://www.mentat.com.ar

21 Març 2006 Posted by | Obrim els ulls, Training Mental | Deixa un comentari

Buscando empleo

Un hombre entra a pedir trabajo en una droguería i el gerente le dice:
– Bueno, le puedo dar el empleo pero sólo si usted habla inglés.
– Yo hablo inglés perfectamente.
– Muy bien, entonces demuéstremelo y atienda a ese cliente que está entrando.
Cliente:
– ¿Hay ampolletas?
Solicitante de empleo:
– Welcome mister Polletas, I’m Jorge.

21 Març 2006 Posted by | Per Riure | Deixa un comentari