Obrim els ulls

Coses meves… o no.

El Cabrero y las cabras

Llevó el cabrero sus cabras a los pastos y se percató de pronto que con ellas se habían mezclado unas cabras monteses; llegada la noche, llevó a todas a su cobijo.

Por la mañana estalló una gran tormenta; no pudiendo llevarlas a los pastos, las cuidó dentro; pero mientras a sus propias cabras les dio sólo un puñado de forraje, la ración para las cabras monteses fue suculenta, con el propósito de quedarse con ellas.

Pasó por fin el mal tiempo; cuando salieron todas al campo, las cabras monteses huyeron a la montaña. El pastor, indignado, las acusó de ingratitud por abandonarle después de haberlas atendido con tanto esmero; mas ellas se volvieron para decirle:
– Mayor razón para desconfiar de ti, porque si a nosotras, recién llegadas, nos has tratado mejor que a tus viejas cabras, esto quiere decir que si otras cabras vinieran, también nos despreciarías por ellas.
(Esopo)

Sobre nuestros clientes actuales
No debemos confiarnos en las relaciones con nuestros fieles clientes. Tratarles como se merecen para fidelizarles más y más debe ser nuestro mayor objetivo; en caso contrario tantos como llegarán se marcharán.

20 Abril 2006 - Posted by | Empresa, Obrim els ulls

Encara no hi ha cap comentari.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: