Obrim els ulls

Coses meves… o no.

Nunca pidas explicaciones

Cada vez que hacía el amor, el marido insistía en que fuera a oscuras, 100% oscuro, cerraban ventanas, apagaban luces, todo.

Bueno, después de 20 años a la mujer se le hacía cada vez más ridículo, así que formuló un plan para quitarle ese mal al marido.

Una noche, durante una sesión salvaje, en medio de gritos y romanticismo carnal, ella encendió las luces repentinamente.

Cual sería su sorpresa al mirar hacia abajo y ver que su marido tenía un consolador enorme, y por si fuera poco, el propio lo tenía completamente caído…
Se volvió loca, se puso histérica, los que habían sido gritos de placer se convirtieron en insultos.

“IMPOTENTE, POCO HOMBRE!” le gritó.
¿Cómo pudiste estarme engañando todos estos años?
¡Desgraciado! ¡Más te vale que me vayas dando una buena explicación!

El esposo, sin inmutarse, con mucha calma le responde mirándole fijamente a los ojos: “Está bien, yo te explico lo del juguete, y tú me explicas lo de los niños”.

Moraleja: Nunca … nunca… pero nunca, pidas Explicaciones!

20 Abril 2006 - Posted by | Per Riure

Encara no hi ha cap comentari.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: