Obrim els ulls

Coses meves… o no.

Nuevos trastornos de la conducta alimentaria

Los especialistas en nutrición españoles ya han avisado de que han comenzado a ver en sus consultas pacientes con otro tipo de trastornos de la conducta alimentaria que no son los habituales hasta ahora (anorexia y bulimia). Se trata de personas que padecen trastornos como el síndrome de atracón o los denominados ”comedores nocturnos”.

Los trastornos de la conducta alimentaria clásicos y bien definidos como la anorexia o la bulimia se están estabilizando, mientras que otros atípicos por su edad de comienzo o manifestaciones clínicas, considerados como emergentes, aumentan. Así se ha puesto de manifiesto en el I Congreso de la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD) celebrado recientemente en Madrid.

Una persona que asalta la nevera, ávido por satisfacer su irrefrenable impulso de comer, aparentemente poco tiene que ver con una anoréxica que se niega a sí misma un acto tan básico como alimentarse para sobrevivir. Sin embargo, ambos tienen algo en común: sufren un trastorno de la conducta alimentaria, aunque las manifestaciones difieran por completo, según explicó en el Congreso el doctor Alberto Miján de la Torre, del servicio de Medicina Interna y Nutrición) del Hospital General Yagüe de Burgos y profesor de Nutrición de la Universidad de Valladolid.
Miján explicó que mientras que en los años 80 se vivió una tendencia creciente de casos de anorexia, -en su hospital llegó a haber 700 ingresos en un año- en la actualidad se ha observado una tendencia al estancamiento en la prevalencia. "Aunque seguimos viendo casos, la impresión es que no hay una tendencia creciente", dice. En su opinión, esto es debido a una mayor conciencia social de la enfermedad y de la sensación de gravedad que dan estos enfermos, lo que hace que los padres se alerten rápidamente.

Trastorno por atracón, ¿en qué consiste?
¿Y cuáles son estos nuevos trastornos alimenticios? Destaca, entre ellos, el denominado trastorno por atracón, que, según afirmó el doctor Miján, puede estar presente hasta en el 50 por ciento de los grandes obesos. ”La obesidad no es un trastorno de la conducta alimentaria, pero el trastorno por atracón puede ser causa de la misma en algunos casos” señaló este experto.
Los afectados por este desorden, conocido en inglés como BED, Binge Eating Disorder, ingieren grandes cantidades de comida en un pequeño período de tiempo, generalmente menos de dos horas, de forma incontrolable hasta sentirse negativamente llenos.
”Después de la comilona, estas personas sienten ataques de culpa y desánimo, sin embargo a diferencia de los bulímicos, estos episodios no están asociados a estrategias compensatorias inadecuadas. No usan laxantes, no se ponen a hacer ejercicio de manera compulsiva ni utilizan ningún medio de purgación” explicó Miján.

Otra característica que diferencia a los afectados por el trastorno por atracón es que mientras que en la anorexia o bulimia la mayoría de los pacientes son mujeres, en este trastorno también hay muchos hombres afectados. Afecta a entre un uno y un dos por ciento de la población general, según este experto, si bien se está viendo con más frecuencia entre personas obesas.

Para establecer que un paciente sufre un trastorno por atracón entre otros criterios es necesario que los episodios se repitan al menos dos días a la semana durante un mínimo de seis meses. Y es que, la base de esta patología está en una pérdida de control de los impulsos, por lo que no se debe confundir esta patología con la glotonería o el “picoteo”.

El síndrome del comedor nocturno
Otro de los nuevos trastornos de la conducta alimentaria sobre los que se ha hablado durante la celebración del I Congreso de la FESNAD ha sido el denominado síndrome del comedor nocturno, en ingles Night Eating Síndrome (NES).
Esta patología fue descrita por Stunkard en 1955 tras observar en pacientes obesos una inapetencia diurna que por la noche desaparecía para convertirse en comedores repetitivos e insomnes. También observó relación del síndrome con períodos de tensión y alarma; si estas disminuían, había una reducción de la ingesta nocturna.
Quien padece esta nueva patología apenas come durante el día e ingiere durante la noche el 70 por ciento de las calorías de su dieta. Los expertos hacen hincapié en la diferencia entre este comportamiento y el de la persona que "se levanta y pica algo" o el del námbulo.
Estos enfermos pueden llegar a ingerir hasta 1.700 calorías durante la noche y además están totalmente despiertos mientras comen, si bien, suelen tener grandes problemas para dormir o mantenerse dormidos.

¿Cuál es el origen de estos trastornos?
El doctor Miján de la Torre señala que todos los trastornos de la conducta alimentaria, independientemente de sus síntomas, forman parte de un grupo que, entre otros, se ”caracteriza por la presencia de modificaciones en relación con la ingesta de alimentos, teniendo en común la alteración del comportamiento, lo que enmarca el carácter psiquiátrico de la enfermedad”.
En cuanto a los factores que los producen, los expertos insisten en que básicamente se deben a factores de predisposición genéticos, asociados a factores psicológicos, ambientales o sociales. “No se trata de la existencia de determinados genes que marquen la anorexia, la bulimia o el trastorno por atracón, pero sí se sospecha un posible origen genético, porque los familiares de pacientes con anorexia nerviosa tienen más probabilidades de sufrir un trastorno de la alimentación que la población general” explica este experto.
Esta disposición genética utilizaría los factores ambientales y sociales como caldo de cultivo para su desarrollo. Si uno en su código genético tiene una alteración que le favorece el padecimiento de un trastorno en la conducta alimentaria y a diario se ve bombardeado por mensajes que preconizan que en la delgadez radica el éxito o por una oferta desbordante de alimentos de todo tipo, ricos en calorías y grasas, tiene muchas probabilidades de acabar padeciendo un trastorno de la conducta alimentaria ya sea por exceso, como los de atracón, o por defecto, como la anorexia.

Necesidad de prevenir
Teniendo en cuenta las enormes dificultades existen para tratar a estos pacientes, los expertos destacan que es esencial trabajar en la prevención de estos trastornos, en todo tipo de ámbitos (escuela, gimnasios, la familia, la sociedad, en Internet.).
”Estas patologías, al igual que la anorexia y la bulimia, son enfermedades psiquiátricas y que, como sucede con todas, necesitan un factor genético predisponente, aunque el ambiente es determinante. Así, ante los nuevos estilos de vida, debemos hacer al menos una comida al día en familia para prevenir su aparición en adolescentes y niños”, señaló en este sentido el doctor Mijas, que destacó la importancia de enseñar a los niños unos adecuados hábitos de alimentación para evitar este tipo de patologías.

En cuanto al tratamiento, señala que éste requiere un equipo de expertos en la materia, especialistas en Nutrición, Psiquiatría y psicólogos, con experiencia y formación adecuadas, además de una enorme inversión de tiempo, y señala que ”hasta la fecha no hemos contado con los recursos necesarios para abordar debidamente estos tratamientos, tanto en logística (áreas específicas de tratamiento, hospitales de día, etc…) como en recursos humanos, especialmente en lo que se refiere a los equipos de nutrición”.

Sin embargo, y a pesar de estas carencias y de la dificultad de los tratamientos, es posible superar estos trastornos. Así, según Mijas, la mitad de este tipo de pacientes superan la enfermedad totalmente, el 25 por ciento evolucionan hacia formas agudas; el 20 por ciento deriva en una forma crónica autolimitante y el cinco por ciento fallece.

Fuente: http://www.saludalia.com

20 Mai 2005 Posted by | Salut | 2 comentaris

Zanahoria, huevo o café ?

Una hija se quejaba a su padre acerca de su vida y cómo las cosas le resultaban tan difíciles. No sabía cómo hacer para seguir adelante y creía que se daría por vencida. Estaba cansada de luchar. Parecía que cuando solucionaba un problema, aparecía otro.

Su padre, un chef de cocina, la llevó a su lugar de trabajo. Allí llenó tres ollas con agua y las colocó sobre fuego fuerte. Pronto el agua de las tres ollas estaba hirviendo. En una colocó zanahorias, en otra colocó huevos y en la última colocó granos de café. Las dejó hervir sin decir palabra.

La hija esperó impacientemente, preguntándose qué estaría haciendo su padre. A los veinte minutos el padre apagó el fuego. Sacó las zanahorias y las colocó en un bol. Sacó los huevos y los colocó en otro bol. Coló el café y lo puso en un tercer bol.
Mirando a su hija le dijo:
– Querida, ¿qué ves?
– Zanahorias, huevos y café, fue su respuesta.

La hizo acercarse y le pidió que tocara las zanahorias. Ella lo hizo y notó que estaban blandas.
Luego le pidió que tomara un huevo y lo rompiera. Luego de sacarle la cáscara, observó el huevo duro.
Luego le pidió que probara el café. Ella sonrió mientras disfrutaba de su rico aroma.
Humildemente la hija preguntó:
– ¿Qué significa esto, padre?
El le explicó que los tres elementos habían enfrentado la misma adversidad: agua hirviendo, pero habían reaccionado en forma diferente.
La zanahoria llegó al agua fuerte, dura. Pero después de pasar por el agua hirviendo se había vuelto débil, fácil de deshacer.
El huevo había llegado al agua frágil. Su cáscara fina protegía su interior líquido. Pero después de estar en agua hirviendo, su interior se había endurecido.
Los granos de café sin embargo eran únicos. Después de estar en agua hirviendo, habían cambiado al agua.
– ¿Cual eres tú?, le preguntó a su hija.

– Cuando la adversidad llama a tu puerta, ¿cómo respondes?.
¿Eres una zanahoria, un huevo o un grano de café?.

20 Mai 2005 Posted by | Empresa, General, Salut | Deixa un comentari

Oli… Hidratant i Relaxant

De tots són conegudes les virtuts de l’oli d’oliva però el que us exposaré a continuació potser no ho és tant.
Primer de tot: NO a l’Oli de Pinyolada (‘Orujo’).
L’Oli d’Oliva s’obté de la premsada de les olives.
L’Oli de Pinyolada (‘Orujo’) es fabrica a partir dels residus sòlids desprès de la primera pressió i centrifugat (quelcom d’oliva i ossos), en aquest procés s’utilitzen habitualment dissolvents i en el procés d’escalfament posterior per evaporar aquests dissolvents es pot originar una toxina anomenada ‘benzopireno’. Per tant, fugiu d’aquests tipus d’olis.

A continuació us explico el que m’ha conduït a escriure aquest article:
Un bany hidratant i súper relaxant.
A la banyera plena d’aigua calenta, afegeix unes 2 o 3 cullerades soperes d’oli d’oliva verge. Remena bé i … a dins!. Relaxa’t durant un màxim de 15 minuts. Els últims 5 minuts dedica’t a fer un petit massatge per tot el cos començant pels peus. A continuació dutxa’t amb aigua calenta i acaba amb aigua freda. Eixuga’t bé amb la tovallola per treure les restes d’oli.

Fàcil i econòmic !!!.

19 Abril 2005 Posted by | Salut | Deixa un comentari

Osteoporosi

L’os és un teixit viu i per tant sotmès a una constant activitat i a canvis continuats. En tot moment existeix un procés d’activitat de formació òssia, seguida d’una destrucció de l’os, mantenint-se d’aquesta manera en equilibri, al que se’l denomina remodelació òssia.

En l’edat infantil domina la formació i en la vellesa la destrucció. Els óssos creixen en tamany i consistència durant l’edat infantil, al principi tenen molta matèria elàstica i menys resistència, són ossos molt flexibles. Posteriorment es van dipositant minerals, sobretot calci, que li donen duresa i consistència.

Fins els 35/40 anys predomina la formació a la destrucció, arribant a aquesta edat al que es diu “pic de massa òssia”. És el moment en que s’assoleix la major quantitat de massa òssia i major consistència. A partir d’aquí dominarà la destrucció a la formació; es va passant progressivament a una desmineralització òssia. Aquest procés pot desembocar en una OSTEOPOROSI, malaltia caracteritzada per la pèrdua de la massa òssia, fins el punt que l’os es torna porós i més fràgil, augmentant la possibilitat de fractures.

Existeixen uns factors de risc que fan augmentar les probabilitats de patir OSTEOPOROSI:
– ser dona
– ser de raça blanca
– antecedents familiars d’osteoporosi
– menopausa precoç

La millor forma de mantenir la massa òssia és la prevenció. Hi ha tres pilars bàsics en la prevenció de l’osteoporosi:

Exercici físic, que deurà ser adequat a l’edat i característiques de cada persona.

Dieta, on s’ha de procurar no abusar dels aliments acidificants com són els productes refinats i la proteïna d’origen animal i greixos saturats. Si ho fem, el nostre organisme procurarà neutralitzar aquesta acidesa amb les sals minerals emmagatzemades en els nostres teixits, sobretot les estructures osteoarticulars, afavorint la osteoporosi i la osteoartritis. Per tant seria més recomanable prendre aliments integrals i vegetals. Com a font de proteïna animal seria millor prendre peix, especialment peix blau per la seva riquesa en àcids grassos omega3.

Complements alimentaris:
– Vitamines del grup B i vitamina C. Intervenen en la síntesi del col·lagen que forma la matriu orgànica de l’os.
– Vitamina D3, essencial en l’absorció del calci.
– Minerals: Calci, magnesi, silici i fòsfor.
– Hidrolitzat enzimàtic de col·lagen, ja que afavoreix la síntesi del col·lagen, que juntament amb el calci ens donaran resistència i elasticitat a l’os.
– Cartílag de tauró, ric en Sulfat de Glucosamina i de Condroitina, que actuen com a protectors cel·lulars.

18 Març 2005 Posted by | Salut | Deixa un comentari

El ojo humano

ufff que veo pocoEl ojo humano, al igual que el resto de los órganos de nuestro organismo, es una estructura compleja de perfecto diseño biológico.
Para conocerlo mejor, hemos de tener en cuenta que su función, la realiza de la misma manera en la que una cámara de fotos recoge instantáneas de cualquier objeto o evento.
Cada elemento anatómico o estructural que lo integra, cumple con una función propia que lo caracteriza, y al mismo tiempo, combinando de forma compleja todas y cada una de ellas, permite que podamos ver con claridad y nitidez a diferentes distancias y en diferentes situaciones.

¿Se pueden estropear mis ojos por usarlos?
Al igual que todos los demás sistemas de nuestro organismo, los ojos envejecen. En todo ser humano, existe una pérdida progresiva de la función visual, cuya expresión más frecuente, aunque no la única, es la pérdida de agudeza visual, o lo que es lo mismo, la capacidad para llegar a ver un objeto de forma nítida, lo cual es tratado y corregido con el uso de lentes correctoras (gafas) y, más recientemente, a través de diferentes técnicas de cirugía.
Quizá, la forma más conocida popularmente de este deterioro progresivo, sea la dificultad para ver con claridad de cerca, que se produce con el paso de los años, proceso al que se conoce como presbicia o, más coloquialmente, como vista cansada, afectando a la visión cercana y, evidenciado principalmente, por la dificultad de leer con nitidez el periódico, libros u otro tipo de documentos.
Las personas que padecen presbicia, suelen alejar de sus ojos el periódico o el texto que pretenden leer, para poder verlo con más claridad, incrementando con ello la distancia de visión y pasando la función del mecanismo de enfoque de visión cercana al de visión media.

¿Qué puede deteriorar nuestros ojos antes de tiempo?
Una incorrecta iluminación del área de trabajo o lectura, ya sea por exceso (leer bajo luz solar directa) o por defecto (mantener una iluminación deficiente) en situaciones como la lectura, el montaje de pequeñas piezas, etc., así como elevados cambios en el contraste de elementos a los que miramos de forma alternativa, un excesivo número de horas de trabajo visual continuado, una incorrecta distancia a la que realizamos estos trabajos o la lectura frecuente de textos confeccionados con baja calidad, incrementan, entre otros, la fatiga visual progresiva.

¿Cómo podemos evitar este deterioro precoz?
El deterioro natural de la función visual, es inevitable con el paso del tiempo, pero el producido precozmente por el inadecuado uso del órgano de la visión, puede prevenirse si usamos éste de la forma y en las condiciones adecuadas para la realización de las diferentes tareas que desarrollamos a lo largo de nuestra vida.

¿En qué situaciones puedo estar fatigando mis ojos?
Son muchas las situaciones, tareas o aficiones en las que hacemos trabajar en exceso a nuestros ojos. Al igual que cuando trabaja cualquier otro sistema orgánico, el ojo, en el desarrollo de su función visual, realiza mecanismos de ajuste y adaptación que, no sólo le afectan a él directamente, sino que además, interesan a las estructuras o elementos auxiliares que emplea en el desarrollo de dicha función.
Cuando realizamos una actividad que conlleva la necesidad de realizar tareas alternativas a media-larga distancia y también acciones a distancia visual cercana, el ojo tiene que realizar ajustes de los mecanismos de acomodación visual para ambas distancias que son alternativamente diferentes. En el desarrollo de esta actividad, el ojo deberá mover sus músculos una y otra vez aproximándolos y separándolos al mismo tiempo que contrae y dilata su pupila para enfocar los objetos visionados a lo lejos y de cerca.
Cuando trabajamos con una fuente luminosa de intensidad variable frente a nuestros ojos (por ejemplo con una ventana de frente y un día en que existe una nubosidad variable) los ajustes de acomodación de la pupila para evitar el deslumbramiento y poder enfocar nítidamente el campo de trabajo, pueden llegar a producir dolores de cabeza de intensidad variable a lo largo del día.
Al realizar trabajos de alta precisión (ejemplo: relojeros), dibujo (ejemplo: delineantes), lectura más o menos continua de documentos (ejemplo: corrección de textos), tratamiento de grandes volúmenes de números (ejemplo: contables), etc., es necesario tener presente que, tanto una correcta intensidad de luz, una adecuada distancia visual a la que nos posicionamos respecto del objeto sobre el que desarrollamos nuestra actividad, así como, la cantidad de tiempo que mantenemos la realización de dicha actividad de forma continuada, son tres de los principales factores causantes de fatiga visual, si éstos no son los adecuados.
Dado que cada actividad realizada precisa unos requerimientos visuales diferentes, deberemos conocer muy bien, cuáles son éstos en función de las características de la tarea a realizar, pero debemos tener siempre presente que, cualquier actividad que provoque una sensación de fatiga en nuestro aparato visual, no se está realizando de forma correcta y, de mantener dicha situación, nuestros ojos terminarán sufriendo las consecuencias.

¿Cómo puedo prevenir este riesgo?
Siempre que tengamos que trabajar con nuestros ojos, hemos de tener presente una serie de factores de suma importancia en el mantenimiento de una función visual salubre. Entre otros, hemos de tener en consideración:
– La intensidad lumínica del lugar donde desarrollemos nuestra actividad.
– La distancia visual con la que trabajemos.
– La transparencia y limpieza de los elementos que se encuentren interpuestos entre nuestros ojos y el objeto sobre el que estemos trabajando (gafas, pantallas, etc.)
– La relación con el entorno cercano (ventanas a contraluz, posición de las fuentes lumínicas, etc.)
– La organización de los períodos de trabajo (tiempo de trabajo y pausas a realizar)
Con todo, tomemos las precauciones que tomemos, nuestros ojos, con el paso del tiempo, sufrirán un progresivo deterioro o desgaste que, independientemente de la actividad realizada, se irá produciendo de forma inexorable.

Dr. Antonio Moreno y Villena
Doctor en Medicina y Cirugía
Especialista en Medicina del Trabajo

20 febrer 2005 Posted by | Salut | 1 comentari

Recupérate pronto de los excesos navideños

Es lo mismo de todos los años. Cuando acaban las navidades llega el difícil momento de hacer balance de estos días festivos, y la respuesta suele ser siempre igual: unos kilos de más debido a los abusos cometidos durante estos días.
Y es que, según los expertos en nutrición, los españoles terminamos estas fiestas con una media de entre dos y cuatro kilos de más.
No obstante, se recomienda a quienes pretenden perder el peso ganado que se den al menos un mes de plazo para recuperar el peso anterior.
Se trata, por lo tanto, de establecer un plan de alimentación sensato, y sin recurrir a dietas extravagantes, ya que de otra forma se puede caer en el temido proceso de ganancias y pérdidas (el efecto yo-yo), y provocar que no se obtenga una pérdida de peso adecuada.
Y es que, según los expertos, durante estas fiestas el estómago se acostumbra a ingerir grandes cantidades de alimento, lo que no permite realizar una dieta muy drástica justo después, por lo que es recomendable tomar alimentos de pocas calorías y mucho volumen como pueden ser cereales integrales y muchas ensaladas que proporcionan sensación de plenitud y de no pasar hambre.
En este sentido, la mejor forma de comenzar la dieta correctamente es recuperar aquellos alimentos que se han dejado de lado durante la Navidad, es decir, los que aportan muchas vitaminas, minerales y antioxidantes que se encuentran en frutas, verduras y zumos, además de la práctica de ejercicio diario.

Alimentos bajos en calorías
Por otro lado, para combatir el aburrimiento y hastío que a menudo provoca la dieta, los expertos recomiendan combinar platos diferentes con las verduras y ensaladas e introducir también otra clase de alimentos como espárragos y champiñones, también bajos en calorías. De esta forma se consigue que nuestra alimentación no sea tan monótona y cumpla los requisitos de una dieta equilibrada en cuanto a nutrientes, vitaminas y minerales.
Estas dietas deben suponer la pérdida de entre el 5 y 10 por ciento del peso corporal, ya que para adelgazar más lo recomendable es ponerse en manos de un médico especialista.
En este sentido, expertos en nutrición señalan que todas las dietas que hacen perder más de un kilo de grasa a la semana eliminan agua y proteínas que son vitales para el organismo, y cualquier dato que estuviera por encima de estas previsiones requeriría una supervisión médica, en aras de evitar deficiencias nutricionales y desequilibrios en la alimentación.
Por ello, lo esencial es mantener una dieta hipocalórica, rica en nutrientes, vitaminas y minerales, evitando perder agua y proteínas en lugar de grasa, ya que se puede tener la sensación de estar perdiendo peso, y en cuanto se deje la dieta volver a ganarlo rápidamente.

Año nuevo, vida nueva
En cuanto a nuestra salud mental, a la que también afecta el cambio de año, psiquiatras aseguran que los deseos de cambio que las personas suelen tener cada vez que comienza un nuevo año se deben a que la vida es dinámica y el que no tiene la sensación de que cambia se siente, de alguna manera, sin valor, por lo que el deseo de cambiar es algo que va bien para el estado de ánimo y es un buen antidepresivo.
En este sentido, señalan que la perspectiva de cambio libera de la angustia que produce comprobar que hay cosas que van mal, que es algo que le sucede a todo el mundo. El propósito de enmienda, el querer hacerlo todo mejor y querer cambiar una serie de cosas libera de la ansiedad de cada día.
Así, el hecho de querer hacer estos buenos propósitos a primeros de año no es más que algo simbólico, una manera de marcar en el tiempo esos nuevos propósitos y deseos de enmienda.

La vuelta al trabajo
Y con respecto a la tristeza que produce volver a la rutina diaria después de haber disfrutado de unos días de vacaciones, los expertos afirman que no se trata de una depresión en el sentido estricto de la palabra, sino que es más bien un síndrome de ansiedad relacionado con la obligación de volver al lugar en el que tienes una serie de demandas, un estrés y un cúmulo de situaciones que no siempre son agradables.
Y es que, después de haber disfrutado de unos días de vacaciones en los que uno se olvida del trabajo y la vida rutinaria, cuesta aceptar la vuelta a las obligaciones aunque, tal y como señalan, uno se acostumbra a todo.
Para evitar esta tristeza recomiendan tomarse las cosas con mayor tranquilidad y aceptar que es una situación normal que dura unos pocos días y que se debe a que los individuos no son robots sino personas vivas que necesitan estar adaptándose continuamente a las nuevas situaciones.
Por el contrario, en el caso de aquellas personas que sufren durante las fiestas navideñas se da el proceso opuesto, ya que para ellos el fin de estos días supone un alivio, porque se acaban los símbolos que les recuerdan aquellas cosas que no les gustan.

18 gener 2005 Posted by | Salut | Deixa un comentari

El Té podría mejorar la memoria

Planta de té verdeTomar regularmente tazas de té podría ayudarnos a tener una mejor memoria, sugieren unos científicos que están investigando formas alternativas de tratamiento de la enfermedad del Alzheimer. Los resultados de laboratorio indican que ciertas variedades de té inhiben la actividad de determinadas enzimas en el cerebro que están asociadas con la memoria.

Los trabajos, realizados por un equipo de la University of Newcastle upon Tyne, podrían beneficiar a los más de 10 millones de personas que se estima padecen en el mundo esta particular forma de demencia.

En sus experimentos, los científicos del Medicinal Plant Research Centre investigaron las propiedades del café, del té negro y del té verde. El té negro, tradicional en Gran Bretaña, se deriva de la misma planta que el té verde (Camelia sinensis), pero tiene un sabor y apariencia distintos porque ha sido fermentado.

Los resultados sugieren que tanto el té verde como el negro inhiben la actividad de enzimas asociadas con el desarrollo del Alzheimer. En cambio, el café no parece tener tal efecto.

Más en concreto, ambas clases de té inhiben la actividad de la enzima acetilcolinesterasa (AChE), que descompone el mensajero químico o neurotransmisor acetilcolina. Precisamente, el Alzheimer se caracteriza por una disminución de la acetilcolina.

El té verde y el té negro también entorpecen la actividad de la enzima butilrilcolinesterasa (BuChE), que ha sido descubierta en depósitos de proteínas en el cerebro de pacientes con Alzheimer. De hecho, el té verde obstruye la actividad de la beta-secretasa, una sustancia que juega un papel en la producción de los depósitos de proteínas en el cerebro asociados a la enfermedad. Según los experimentos, este té prolonga su efecto inhibidor durante una semana, mientras que el té negro sólo lo hace durante un día.

Por el momento no hay cura para el Alzheimer, pero es posible hacer más lento su desarrollo. Los fármacos actualmente disponibles entorpecen la actividad de la AchE, y se espera que otros hagan lo mismo con la BuChE y la beta-secretasa. Sin embargo, muchas de estas drogas, como el donepezil, tienen efectos secundarios poco agradables, por lo que los médicos están buscando alternativas.

Los investigadores de la Newcastle University, encabezados por Ed Okello, creen que sus trabajos en relación al té pueden ser muy útiles en este campo. El próximo paso será encontrar exactamente qué componentes en el té verde inhiben la actividad de la AChE, la BuChE y la beta-secretasa. Mientras son aislados para su futuro uso, las personas harían bien en seguir consumiendo esta bebida tradicional. No sólo conseguirán prevenir el Alzheimer sino que también les ayudará a mantener una memoria fantástica, incluso a una avanzada edad.

Autor: University of Newcastle

10 Desembre 2004 Posted by | Salut | Deixa un comentari

Sea optimista !!!

Aunque bastante trillada, la clásica metáfora que señala que allí donde algunas personas ven un vaso medio vacío, otras ven uno medio lleno, es la que más se ajusta para describir a los optimistas. Veamos cuales son sus características.

Para los optimistas, poco importan las condiciones externas. De hecho, esta característica debe ser buscada en el interior de las personas, y no en su exterior. Si el contexto en el que se manejan les resultara favorable en un 100 %, no serían optimistas, sino realistas. Pero la gente que goza de este privilegio, se destaca justamente por ver la luz… en la oscuridad.

¿De que está hecho un optimista? Aunque a la comunidad académica le cueste llegar a un acuerdo, se podría decir que posee algo de genética, actitud, y aprendizaje. Muchos pueden no poseer las dos primeras cualidades, pero todos son capaces de lograr la tercera. Esto significa que, para poder ver las cosas desde un ángulo más favorable, es necesario tomar la responsabilidad de cambiar la mentalidad en cada una de las situaciones que nos depara la vida.

Para un optimista, la vida entera es un desafío, y las dificultades potencian y desarrollan su confianza. Por supuesto que no están ajenos a las frustraciones, el dolor, la bronca, la enfermedad o el temor, pero, junto a estos sentimientos, desarrollan una predisposición a ver el costado positivo de las cosas.

Frente a los obstáculos, sólo piensan en la forma de sortearlos. Frente a la adversidad, sólo buscan una segunda oportunidad. Por eso, es un error pensar que es imposible ser optimista en los tiempos actuales, donde reina la desocupación, los “bolsillos flacos”, y la angustia. Es justamente en esos momentos cuando se pueden poner en práctica las buenas actitudes.

Gracias a esto, no son pocos los optimistas que consiguen transformar una visión positiva en una realidad positiva. Existen, incluso, pruebas científicas que avalan esto último. Por caso, una investigación de la Universidad de Pittsburg logró demostrar que aquellos pacientes que mostraban mayor optimismo en un estudio inicial, vivían mejor y durante más tiempo.

Pero al margen de los estudios científicos, todos sabemos que, frente a un mismo hecho, las personas no siempre reaccionan de la misma manera. Están aquellos que frente a un corte de luz, por ejemplo, sólo empiezan a maldecir y malhumorarse, mientras que otros lo aprovechan para prender unas velas y disfrutar de una cena distinta.

O, yendo a casos muchos más extremos, no son pocas las personas que luego de sufrir un accidente o una enfermedad severa, lejos de deprimirse por lo que el destino les deparó, lo viven como un nuevo comienzo, que les permitió lograr una mejor comprensión de la vida misma.

Según escribe el especialista Daniel Goleman en su Best-Seller La inteligencia emocional, todas las personalidades exitosas, desde los deportistas hasta los músicos, tienen en común un punto: la capacidad de motivación personal para llevar a cabo una rutina de entrenamiento que les permita llegar al podio.

De esta forma, el talento y la capacidad innata, solo serían un rasgo de esas personalidades, pero poco les serviría si no poseyeran el entusiasmo y la persistencia para desarrollar al máximo esas características.

Convirtiéndose en un optimista
Todos pueden llegar a ser optimistas… si creen que lo lograrán. Como señalamos, es fundamental empezar a cambiar las propias actitudes mentales, en cada uno de los aspectos de nuestras vidas.

Para esto, se puede comenzar por modificar el lenguaje, por ejemplo erradicando el “no” como comienzo de cualquier frase, aunque sea afirmativa.

Luego, es fundamental vincularse con personas entusiastas, que le puedan demostrar cuáles son sus fórmulas personales para ver la luz al final del túnel. En todos los casos en los que deba enfrentarse a pérdidas, piense finalmente en lo que ganó, por poco que sea.

La queja y el reproche deben ser utilizados solo si mediante ellos se puede ganar algo. Además, es necesario demostrar gratitud por todo lo que posee, revalorizando todas esas cosas.

Y por sobre todo, no disminuirse frente a las dificultades, asumirlas como un desafío inevitable, y pensarse a sí mismo como alguien que puede resolver los problemas, buscando alguna de las múltiples, aunque escondidas, soluciones que pueda llegar a tener.

Autor: Mario Casale

20 Novembre 2004 Posted by | General, Salut | 1 comentari

El temido Estrés

Aumenta el número de trabajadores a los que les “enferma” su trabajo

El tan temido estrés ha sido declarado ya como el segundo problema de salud más importante en la Unión Europea, y es que los últimos datos señalan que afecta a uno de cada tres trabajadores. Las autoridades estudian ahora una normativa que sirva de método de prevención de esta patología en los lugares de trabajo.

Tal y como ha señalado la ministra de Sanidad, Ana Pastor, el estrés ha sido identificado en la Unión Europea como el segundo problema de salud más importante, por lo que se ha anunciado “la puesta en marcha de un Plan Estratégico de Investigación en Salud Laboral”.

Pastor, que inauguró el I Congreso Europeo sobre Prevención de Riesgos, nuevas formas de gestión y perspectivas en Psicosociología laboral del siglo XXI, ha explicado que en el seno de la Comisión de Salud Pública se trabaja también en un Registro de Enfermedades en el Trabajo, y es que, según la ministra, existe una relación directa entre los problemas de salud y las condiciones de trabajo.

Por ello ha instado a todas las autoridades a favorecer la prevención de las conocidas como enfermedades laborales y a promocionar la salud en el trabajo. “La salud laboral es una de las prioridades del Ministerio”, ha señalado.

Lo cierto es que existen muchos factores que predisponen el desarrollo de esta patología. Los entornos laborales tensos y los desequilibrios entre el esfuerzo y la recompensa recibida, así como la seguridad en el empleo son importantes desencadenantes del estrés.

¿Qué factores provocan estrés?

Los problemas más frecuentes de salud en el trabajo, tal y como señala una encuesta europea, son los dolores de espalda, el estrés, los dolores musculares en el cuello y hombros y la fatiga en general.

Según datos de la Unión Europea, uno de cada tres trabajadores afirma padecer estrés (lo que supone un 28 por ciento de la población activa) y, por término medio, la proporción de mujeres que dice experimentarlo es más elevada que la de los hombres, algo que se debe al fuerte impulso que ha vivido en los últimos años la incorporación de la mujer en el mundo laboral.

En España, el 29,7 por ciento de los españoles que viven en grandes ciudades, donde el ritmo de vida es de mayor tensión, confiesa sufrir estrés de forma habitual y el 80 por ciento asegura haberlo sentido alguna vez, según se pone de manifiesto en un estudio elaborado por Demoscopia para Palmolive. El mismo informe revela que en total, ocho de cada diez encuestados aseguraron haber sentido estrés alguna vez y sólo el 21,4 por ciento manifestaron no haberse estresado nunca.

Lo cierto es que ha quedado claramente constatado que existe una relación directa entre los problemas de salud y las condiciones de trabajo adversas, sobre todo de un trabajo muy intenso y repetitivo. Y es que los datos señalan que más del 50 por ciento de los trabajadores realiza su labor durante al menos el 25 por ciento de su tiempo, a un ritmo muy elevado y con plazos ajustados.

Esta tensión es una de las fuentes que predisponen al sujeto a padecer esta patología, al igual que el exceso de trabajo, el realizar una tarea por encima de sus posibilidades o conocimientos, y la competitividad y el dinamismo que hoy en día se vive en el modelo empresarial establecido en las sociedades desarrolladas.

A todos estas factores pueden sumarse, además, otros ajenos a la organización como son los problemas con la pareja, problemas de salud o fallecimiento de algún familiar, problemas económicos, crisis personales, las dificultades para compaginar la familia y el trabajo, etc.

Importantes consecuencias para la salud

Según trabajos realizados al respecto, una de las principales consecuencias del estrés parece ser que afectan a nuestro corazón. Así ha quedado demostrado en un estudio realizado recientemente por un grupo de científicos estadounidenses que los trabajadores que sufren más tensión en el medio laboral tienen el doble de posibilidades de padecer una afección coronaria.

En este sentido, los autores también han descubierto que el estrés no sólo incrementa la mortalidad cardiovascular, sino que además puede llegar a aumentar los niveles de colesterol y nuestro índice de masa corporal. Esto podría reflejar los cambios patopsicológicos que están padeciendo los trabajadores más estresados, relacionados con el desarrollo de enfermedades cardiovasculares.

Pero además del desarrollo de enfermedades coronarias por parte del trabajador, el estrés puede convertirse en una importante consecuencia en el caso de las mujeres embarazadas, y es que según las conclusiones de un estudio realizado en la Universidad de Columbia de Nueva Cork, los cambios relacionados con el estrés en el ritmo cardiaco y la presión sanguínea de una mujer embarazada, junto con la ansiedad crónica, pueden afectar al ritmo cardiaco de su hijo en desarrollo.

Pese a que el estudio no informa sobre ningún efecto negativo en la salud fetal, los hallazgos confirman que los cambios con base emocional en la actividad cardiovascular de la futura madre pueden tener efectos en tiempo real en el feto. Además, estudios realizados con anterioridad ya habían mostrado que el estrés durante el período de gestación puede aumentar el riesgo de que el niño nazca con poco peso o que nazca prematuramente.

Aprender a prevenir

Frente a este tipo de situaciones, el mejor modo de rebajar el nivel de estrés es saber en qué consiste y cuándo y cómo nos afecta, de tal modo que podamos identificar la fuente del problema para así eliminarla o, al menos, paliar sus efectos.

Por lo general, los sujetos que afirman padecer estrés utilizan como remedios más habituales para relajarse el baño y la ducha, aunque según las encuestas realizadas al respecto también se decantan por el sexo, los viajes y las compras. El uso de tranquilizantes y psicofármacos se ha visto también incrementado como respuesta a estas situaciones de fuerte tensión.

Las autoridades, por su parte, han comenzado a trabajar en la elaboración de normativas que sirvan para prevenir el estrés en centros de trabajo. En España, los ministerios de Sanidad y Trabajo estudian actualmente desarrollar normas para aplicar “propuestas de ámbito nacional” encaminadas a prevenir los riesgos psicosociales, entre los que destaca el estrés, en los centros de trabajo, según anunció Pastor.

En este sentido, la ministra, afirmó que es necesario que existan “los mismos indicadores” para todos y aseguró que Sanidad pondrá también el énfasis en la recopilación y el análisis de datos, en la investigación para la formulación de estrategias y recomendaciones para la prevención de los riesgos y en la capacitación de los recursos humanos. “Queremos conseguir que el impacto de los problemas del trabajo en la salud sea el menor posible, y para ello apostamos por la prevención de los riesgos laborales”, señaló.

18 Octubre 2004 Posted by | Empresa, General, Salut | Deixa un comentari

Pipa, cigarrillo o puro ?

¿Qué es peor: fumar en pipa, un cigarrillo o un puro?

De entrada hay que señalar que las tres formas de fumar son perjudiciales para la salud.

Respecto a los cigarrillos con filtro bajos en nicotina y alquitrán, es verdad que conllevan un menor riesgo de cáncer de pulmón, pero si se les compara con los no fumadores esta disminución del riesgo es muy baja; además, estos fumadores consumen mayor cantidad de cigarrillos o los inhalan con mayor profundidad para extraer la cantidad de nicotina que necesitan, por lo que al final la exposición a las sustancias del humo del tabaco es mayor.

Con todo, los cigarrillos son aún más dañinos que la pipa o el puro. Esto es así porqué mientras que el fumador de pipa o puros no acostumbra a tragarse el humo, debido a que el humo es más irritante para las vías respiratorias, el fumador de cigarrillos sí. De hecho, en el humo del puro y de la pipa hay una mayor cantidad de nicotina y alquitrán. Por ejemplo, un puro contiene 4 veces más nicotina que un cigarrillo estándar. Debido a estas diferencias, también existen distintas enfermedades asociadas a cada tipo de tabaco. La mortalidad de los fumadores de puros y pipa es menor que la de los fumadores de cigarrillos; sin embargo, la mortalidad atribuida a los cánceres de boca, laringe y esófago es parecida.

Para saber cómo nos afecta fumar, conviene saber que además de las características propias del tabaco consumido (cigarrillos, pipa, puro, de mascar), intervienen otros factores como son la edad de inicio en el hábito, el propio organismo, la cantidad de tabaco consumida y la manera en que lo consumimos.

20 Setembre 2004 Posted by | Salut | Deixa un comentari